Spiritual Growth Hacker y Econóloga

¡Cuidado! el trabajo asalariado es un fake

¿Quién nos asegura que tener un sueldo nos va a aportar estabilidad económica? ¿seguridad?

Si te estás preguntando qué es un fake, y qué tiene que ver con el trabajo asalariado te lo explico ahora mismo.

Un fake es un embuste, un engaño, una idea falsa creada para hacer creer a la gente algo que no es.

Algo de lo que se ensalzan unas virtudes que no tiene o se habla de unas características inexistentes en ello.

Qué relación tiene el fake con el trabajo asalariado

Todos tenemos la necesidad de obtener ingresos económicos.

Tal vez tu crees que no es así.

Entonces yo creo que te estás engañando.

Bueno, líos de palabras a parte, la verdad es que la sociedad en la que estamos viviendo está basada en la economía.

Tal vez hubo un tiempo en que con saber cazar o cultivar, construir cosas y con un mínimo de capacidades sociales, tenías capacidades suficientes para sobrevivir.

Hoy no.

Hoy es imprescindible saber generar dinero, saber ganar dinero.

Tampoco estoy diciendo que con el dinero sea suficiente, no.

Si sólo fuéramos capaces de generar dinero, seríamos muy pobres.

Estoy diciendo que todo lo que necesitas cuesta dinero.

Todo.

Esto ya lo sabemos todos. Si.

Encontrar un trabajo

Es que la mayoría de las personas que conozco tienen como objetivo «encontrar un trabajo».

Y a mi este propósito, el de encontrar un trabajo, me parece una mala idea, la verdad.

No es una idea muy inteligente, a mi entender.

Te voy a explicar porqué no creo que sea una buena idea.

Seguramente te lo estás preguntando.

Verás.

Imagínate que tienes una tienda.

Si la tienes no hace falta que lo imagines, entonces piensa en tu tienda.

Tu tienda tiene varios clientes y gracias a eso subsiste. Si, a partir de un momento, tus clientes fueran dejando de venir a comprar, cada día llegaran menos personas hasta que sólamente te quedara un cliente.

Por suerte este cliente es el mejor cliente y las compras que hace son abundantes. Gracias a esas compras tu negocio se mantiene.

Pero es sólo un cliente.

La seguridad del trabajo asalariado

¿Crees que esta situación es segura?

Tienes un sólo cliente. Si enferma y ha de ser hospitalizado, dejará de venir a comprar. Si se cambia de domicilio, dejará de venir a comprar. Si encuentra una tienda que le guste más o le quede más cerca, dejará de venir a comprar.

Es tu único cliente. Si tu único cliente falla, tu dejas de vender. No vendes nada.

¿Consecuencia?

Tu negocio se va al traste.

Tienes que empezar a moverte en situación de urgencia.

Si sólo tienes un cliente, estás a su merced. Dependes totalmente de los caprichos de esa persona, estás a merced de cualquier cosa que le pase.

¿Lo ves?

Pues esta misma situación es la que estás deseando.

Trabajar para otro, ya sea una empresa, es exactamente lo mismo que tener un sólo cliente.

Estás completamente a merced de esta persona, de sus caprichos, de lo que le suceda.

Si estás trabajando para una empresa y esta entra en fallida, tiene que cerrar y no tiene dinero para pagar finiquitos a sus trabajadores. Pasarás a una situación de absoluta inseguridad.

Pero nadie, o casi nadie habla del trabajo en estos términos.

Siempre que oigo hablar del trabajo, como trabajo asalariado, es para elogiarlo como algo que aporta seguridad.

Seguridad que todo el mundo quiere.

Seguridad sin tener que tomar responsabilidad sobre el capital.

A mi no me parece seguro este tipo de trabajo. En absoluto.

No me parece que otras personas vayan a ser más capaces que yo misma de generar los ingresos que necesito yo para subsistir.

Esta idea no me la he inventado yo, es compartida por no pocos emprendedores y expuesta ampliamente en el libro «En 100 años todos muertos».

La responsabilidad

¿Por qué nos parece más seguro un trabajo «por cuenta ajena» que un trabajo «por cuenta propia»?

¿Será que no confiamos en nosotros, en nuestras capacidades?

Este ya es otro tema para abordar en otro post, que seguro que algo de esto hay.

Si.

Porque hemos crecido en sociedades que promueven culturas que ningunean, aíslan y desatienden a la persona y sus necesidades más básicas.

Pero, bien, como digo, mejor esto lo abordamos en otro post específico.

Por ahora la idea que quería dejar reflejada es esta:

El trabajo asalariado no es una opción estable.

Si tenemos la idea de que es así es por la educación que hemos recibido que ha creado en nosotros este espejismo y esta necesidad de huir de nuestras responsabilidades básicas.

Porque parece que a este sistema que conforma la maquinaria de la sociedad, le interesa que la mayoría seamos niños, que tengamos actitudes infantiles de dependencia.

Que no le interesan adultos que toman decisiones, reflexionan y deducen por sí mismos como libres pensadores.

Bueno, por hoy ya está bien.

¡Hasta el próximo post!

P.D.- Como curiosidad, te dejo, aquí abajo, un vídeo en que el autor del libro del que t he hablado antes «En 100 años todos muertos», recibe en su casa la segunda edición.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *