Spiritual Growth Hacker y Econóloga

Qué página web es rentable para tu negocio

Algunas cosas que debes saber para que tener una página web que beneficie la imagen de tu negocio y a la vez sea rentable.

Si tienes un negocio y te estás preguntando si debería tener una página web, te voy a dar algunas razones de que sí y algunos consejos sobre lo que no debes hacer para tener una página web rentable.

Cuando hablo con empresarios que tienen negocios «clásicos» —digo clásicos para diferenciarlos de los negocios digitales—, me refiero a los que atienden a los clientes de forma presencial.

Pues cuando hablo con ellos y les digo a qué me dedico, muchos me dicen: «Ah, yo necesito esto, necesito tener una web».

Una parte de mi labor, como puedes ver por aquí, por mi web, es aportar mi capacidad y mi conocimiento para que esto sea posible y, claro, cuándo me dicen esto, algo se mueve en mi.

Entonces, como te puedes imaginar, la conversación pivota y empieza a girar en torno a esto.

Pues mira.

He llegado a algunas conclusiones derivadas de estas conversaciones y te las voy a comentar porque tal vez te sirvan para aclarar cosas sobre tu propia situación.

Cómo ve la mayoría de la gente su página web

La idea generalizada, que tiene la mayoría, sobre «tener una página web» es más o menos como la de tener una tarjeta de visita colgada en Internet.

Cuando dicen, o piensan, —Hay que estar en Internet—, se refieren a es tar en algún sitio de la red.

A algo que sirve exclusivamente para tener una presencia en internet.

Para poder poner el .com en la tarjeta o en el folleto y decir «te doy mi web, pásate por ahí».

Parece que así damos la imagen de que no estámos atrás en cuanto a nuevas tecnologías.

Y ya está.

Porque no es nada cool no tener presencia en internet.

Hace pensar que tu negocio está poco actualizado y que no va a poder dar respuesta a las necesidades actuales del público.

Tus potenciales clientes van a pensar que estás anticuado y eso no es bueno para tu imagen o para la imagen de tu negocio.

Y sí, es verdad que no tener página web habla así de tu empresa. De no tener fuerza tecnológica y estar algo desactualizada.

En general.

Puede haber variadas excepciones y, aunque no conozco ninguna, se me ocurren un montón de ellas.

Pero déjame que te diga que para tener una web-tarjeta de visita, es mejor que no tengas nada.

De verdad.

Pagar por tener una web que cumple solamente este propósito es tirar dinero a la basura. Por suerte no será demasiado dinero, o no debería ser demasiado dinero, porque eso no sirve para nada.

Y si dices: «bueno pues me la hago yo»

Pues no creas que es mejor idea, no.

Dedicar tu tiempo a construir una web que sólamente cumpla ese propósito es dinamitar tu tiempo de forma improductiva.

Qué es una página web

Porque además de estar tirando dinero y tiempo a la cloaca, estás desperdiciando una oportunidad única para hacer que tus cosas prosperen.

Has de hacerte a la idea que la página web es, debería ser, el campamento base de la versión on line de tu negocio.

Como tu local, a dónde van tus clientes a comprarte o a informarse/motivarse para comprarte.

Tanto si ofreces productos como si ofreces servicios.

Tu página web es, o debería ser, el lugar en el cual se inician e incluso formalizan muchas de tus ventas.

Si tienes una tienda, seguramente sabrás el poder que tiene un escaparate. Sabes que si el escaparate presenta al público que pasa por delante lo que le interesa y lo hace de forma suficientemente sugerente, es un factor que abre ventas ¿verdad?

O si tienes un bar, o un restaurante.

Sabes que la carta o la exposición de tapas , o incluso los aromas que se distribuyen por el local, son factores que abren ventas.

Pues una web es algo como eso.

Y ya ves que eso, es una parte muy importante de un negocio, si lo que quieres es ganar dinero con él.

Entonces ¿sabes qué?

Pues que no deberías dejar la creación de tu página web en manos de personas no capacitadas para hacer esa labor.

Ni tampoco deberías hacerla tú, o tu sobrino que se sabe manejar por internet, por ahorrarte un poco de dinero

Deberías delegar esta tarea a alguien que tenga los conocimientos necesarios para hacer una web que sepa vender.

Ya te digo, si lo que quieres es que tu negocio gane dinero.

Negocios online que funcionan

Un escaparate lo puede hacer cualquiera, pero un escaparate hecho por un escaparatista, por alguien que tiene los conocimientos para hacer que ese escaparate atraiga al público y que le despierte a ese público ganas de comprar lo que se expone.

Alguien que sabe convertir ese «disponer objetos en un espacio con un cierto buen gusto» en una máquina de vender, será una muy buena inversión.

¿Por qué crees que Ikea o El Corte Inglés o Zara o… cualquier empresa que factura millones, se gastan dinero contratando a escaparatistas?

¡Claro! Pues porque es una muy buena inversión.

Ellos saben cómo invertir, por eso tienen negocios multimillonarios.

Vas viendo lo que te quiero decir ¿verdad?

Y estos empresarios también invierten en una página web profesional y no solo eso, también mantienen un equipo que actualiza a menudo esa web.

Actualizar la página web

Y no me refiero a borrar la caché del navegador, no.

Tal vez no te lo habías planteado, pero no es una buena idea hacer una web y dejarla ahí en internet para no volver a tocarla más.

Primero que es imposible, porque una página web necesita de su mantenimiento técnico. Sobre todo si está construida con WordPress, que es el CMS (gestor de contenido) más usado profesionalmente por ser una herramienta completa y segura, que además facilita la tarea técnica más pesada (y que más dinero/tiempo cuesta).

En internet las cosas cambian muy rápidamente y el aspecto técnico de la web ha de estar actualizado.

Tanto para los usos que se le va dando en cada momento, como para mantenerla completamente segura en todo momento.

Y segundo, es necesario para que el poder «atractor de clientes» de una página web bien concebida e implementada, no se pierda.

Para eso hace falta:

  • Ir ofreciendo recurrentemente contenido relacionado con tu propuesta de negocio.
  • Estudiar cómo está funcionando la web.
    • Ver si tiene una buena comunicación con los buscadores.
      • Ir adaptándola para que si la tenga.
    • Ver si tiene una buena comunicación con tu público.
      • Modificar algunos aspectos de la página web para adaptarla a la forma en que la usa tu público.
      • Añadir los recursos necesarios para que tu público la visite y utilice.

En fin, hay muchos detalles que contiene una página web profesional que es necesario atender para que sea una buena inversión.

Si no se atienden, ni siquiera vale la pena hacer ninguna inversión.

Y si, las empresas que más dinero ganan, lo saben e invierten en esto.

Al completo y sin regateos.

Porque saben que una página web que se va adaptando a los requerimientos de su público, aumenta en mucho sus ventas.

Una web requiere de personas conocedoras y/o especialistas en todas estas áreas: marketing digital, SEO, SEM, programación, copywriting, diseño gráfico, implementación web, wordpress, edición multimedia.

Y ¿sabes qué?

Esto requiere de muchas horas de capacitación.

Horas que, si quieres, puedes invertir en tu capacitación, para hacerte tu propia web.

Pero si no vas a hacer esta inversión, mejor contratas a alguien que ya lleva a sus espaldas todas esas horas que tu te vas a ahorrar para tener una web, «con cara y ojos», que se dice en el pueblo de mi abuela.

Una web que no te haga perder ni tiempo, ni dinero.

Y sí. Yay profesionales que ya han dedicado tiempo a capacitarse para poder ofrecer un buen servicio y que pueden hacer una página web que le sirva a tu negocio.

Como yo, por ejemplo.

Y no es por tirarme flores, pero estamos en mi web y es mi negocio.

Todo esto lo escribo y te lo explico, para que veas qué razones y motivos tienes para comprar mi servicio.

Que son las mismas razones y motivos que me impulsaron a mi a capacitarme para hacer esto de acuerdo a mis criterios éticos, porque no quiero engañar a nadie.

Y, además, quiero ofrecer un buen servicio, «con cara y ojos».

Y estas son las mismas razones por las que te lo ofrezco.

¿Qué te ofrezco?

Pues básicamente y resumiéndolo, acompañamiento es lo que ofrezco.

Acompañamiento en la creación, implementación, actualizaciones y mantenimiento de tu página web.

Si quieres aprender a manejarla tú creándola conmigo y conocer los motivos por los que se hace de una manera y no de otra, con una combinación de colores y no con otra, con unas palabras y no con otras, …

Te lo ofrezco.

Pero si no quieres liarte con esto y prefieres delegarlo, sin tener que aprender, es otra buena opción que también te ofrezco.

Cómo a ti te vaya bien.

Y, es posible que necesites otro acompañamiento más, que tiene que ver con el negocio en sí, con la «digitalización» de tu negocio, con otorgarle una presencia en internet y hacerla rentable.

Es decir, un estudio de cómo ha de presentarse, pero de esto ya te hablaré en otro post, no quiero confundirte.

Por ahora me voy a despedir.

Te dejo reflexionando en esto que te ha dicho hoy.

Resumiendo

Recuerda que a ningún propietario de un restaurant se le ocurriría dejar la cocina en manos de alguien que no tuviera conocimientos y experiencia en la cocina.

Entonces, lo que yo te recomendaría es que sigas el ejemplo de los que han demostrado que saben llevar un negocio próspero.

Es una buena praxis, en general.

Digo en general, porque entiendo que nadie puede copiar o emular a otro alguien hasta las últimas consecuencias, olvidando sus principios, su coherencia interna y sin tener en cuenta las necesidades particulares de su propuesta.

Todos hemos de hacer lo posible por sentirnos a gusto con las decisiones que vamos tomando.

Incluso sería bueno que estas decisiones nos generaran un cierto «orgullo».

Un cierto sano «orgullo».

¡Hasta el próximo post!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *